Industria de la madera

  • Más

    • Garantizar la mejor calidad del producto, en términos de aspecto y funcionalidad;
    • Garantizar una mayor fiabilidad del proceso productivo;
    • Reduce el nivel de polvo en el aire, optimizando la calidad del ambiente;
    • Reducir el calor generado por las máquinas mediante sistemas adiabáticos.
  • Características generales

    Los materiales higroscópicos, como por ejemplo la madera, son extremadamente sensibles a las características del aire: tienden a contraerse o expandirse dependiendo del nivel de humedad del ambiente.  Por esta razón, con el fin de optimizar la elaboración y el almacenaje de la madera, es necesario controlar constantemente la humedad del aire, evitando así que se alteren las dimensiones de las fibras vegetales, que a su vez podría causar la formación de grietas o fisuras.

    En el momento del corte, cuando el contenido en agua es más abundante, hasta la producción de las tablas en los aserraderos, o hasta la realización del producto final como muebles o accesorios, la madera tiende a variar de forma importante el propio contenido en agua en función de las condiciones ambientales para situarse en un punto de equilibrio.

    Para garantizar un mejor manejo de la madera durante todas las fases del proceso se sugiere un contenido en agua entre el 9 y el 11%, que corresponde a una humedad ambiental en torno al 60%.  Si no se observan estas condiciones, en especial para niveles bajos de humedad, puede comprometerse el aspecto de la madera, que resulta granuloso y opaco, pero también puede causar defectos de rectitud, fisuras en las tablas, apertura en los ángulos, hasta el despegado del contrachapado o de las láminas de madera que revisten los muebles que no son de madera mazica, porque la madera absorbe el disolvente del pegamento antes de que este puede polimerizarse.

    También el nivel de polvo en el aire puede reducirse con una humedad adecuada, mejorando la calidad del ambiente de elaboración o almacenaje.

    Para procesos productivos donde las máquinas desarrollen elevadas cantidades de calor, los humidificadores adiabáticos son la solución óptima, ya que permiten humectar y al mismo tiempo refrescar el aire.  Estos sistemas, en efecto, atomizan el agua en millones de finísimas gotitas que se evaporan espontáneamente absorbiendo el calor del aire, que como consecuencia se enfría.  Son soluciones muy fiables y que suponen un importante ahorro energético, con un consumo de apenas 4kW por litro de agua nebulizada.

    CAREL, gracias a sus más de 40 años de experiencia en el sector, ofrece una amplia gama de humidificadores adiabáticos y a vapor, de distintos tamaños y características de funcionamiento, proponiendo siempre la solución más adecuada para la aplicación específica.

 

Documentación

Comercial
  • Brochure
    Código Descripción Idioma Fecha * Versión
    +3000193EN Direct humidification: Advanced solutions for industrial and commercial environments ENG  01/03/2019 1.0