Atomizadores - Enfriamiento evaporativo

  • Más

    • Ahorro energético: combina en una única solución la humectación adiabática y la refrigeración evaporativa, una solución global para el ahorro energético dentro de la CTA;
    • Gestión de las pérdidas de carga: optiMist garantiza un ahorro energético real asegurando una bajísima pérdida de carga a los ventiladores (30 Pa);
    • Atomización controlada: para poder aprovechar completamente y sin pérdidas las potencialidades de la refrigeración evaporativa es necesario tener un control muy preciso de la cantidad de agua atomizada en cada instante.  optiMist consigue de forma precisa la demanda de temperatura y humedad combinando la acción del inverter y de los circuitos de modulación;
    • Higiene: gracias a los materiales utilizados, al diseño de los puntos de distribución sin puntos de estancamiento y a los ciclos automáticos de lavado gestionados por el control electrónico, optiMist es una solución higiénicamente segura para la humectación adiabática y la refrigeración evaporativa dentro de las CTA.
  • Características generales

    El "enfriamiento evaporativo" es el proceso en el que el agua, evaporándose en el aire, lo enfría.  Para que esto se produzca de forma espontánea, sin el aporte de energía externa, el agua debe ser nebulizada en el aire en forma de gotas finísimas, las cuales, al tener una tensión superficial inferior al aire circundante, se evaporan en el propio aire.
    ¿Por qué se enfría el aire?
    Ningún aporte de energía externa es necesario, sin embargo el proceso de evaporación del agua necesita por su naturaleza una cierta cantidad.  Esta energía se sustrae del propio aire, el cual, para absorber el agua, debe ceder calor sensible, rebajando su propia temperatura.
    Cada kilogramo de agua que se evapora absorbe 0.69 kW de calor del aire.  Esto es por lo que, a través del proceso del enfriamiento evaporativo, se obtiene el doble efecto de humectación y refrigeración del aire.
    Ahorro energético
    El rápido desarrollo de la refrigeración evaporativa en las aplicaciones HVAC se debe seguramente a su bajísimo impacto energético.  Si comparamos con el gasto de energía de la refrigeración evaporativa con la de otras transformaciones del aire típicas (por ejemplo, humectación con inyección de vapor o refrigeración del aire por medio de enfriadoras), vemos que el ahorro energético es considerable.  La única energía necesaria es la de presurización del agua que se envía a las boquillas atomizadoras desde una bomba.  El consumo es de unos 4 a 8 W por cada l/h de agua nebulizada.
    CAREL suministra una completa gama de atomizadores optiMist que aprovechan los principios de la refrigeración evaporativa y todas sus ventajas.  La composición estándar de estos productos es:
    • Cuadro, que contiene la bomba para presurizar el agua, un inverter y un controlador electrónico para modular instante por instante la producción de agua atomizada;
    • Boquillas atomizadoras, capaces de nebulizar el agua en partículas finísimas (pocas centésimas de milímetro), ampliando la superficie de intercambio;
    • Sistema de distribución, compuesto por colectores de acero inoxidable, boquillas atomizadoras y válvulas de vaciado para garantizar este.